Los riesgos de la coyuntura

Editorial

Las deudas acumuladas por los gobiernos anteriores ante la sociedad mexicana han sido injustificadas y crecientes, por lo cual la presente coyuntura está determinada por un déficit de crecimiento económico competitivo, salud, educación, empleo, seguridad, democracia funcional y espacios de esperanza.

En el Pacto por México, estrategia impulsada por el actual gobierno, los partidos políticos han procurado construir convergencias en temas prioritarios para beneficio de la sociedad. Resulta prematuro identificar los posibles resultados de los acuerdos logrados, si tomamos en consideración que las reglamentaciones legales específicas que les darán rigor institucional son procesadas en su oportunidad por los poderes del legislativo federal y de los estados.

Adicionalmente, en el proyecto planteado faltan por elaborar las propuestas energética y tributaria, en las que las divergencias presagian combatividad mayor. Ambas propuestas, fundamentales e indispensables para el presente y futuro de los mexicanos, deberían convertirse en piedra angular para nuestro porvenir y el de las siguientes generaciones.

La escasa representatividad de los protagonistas del Pacto, el desprestigio adicional y reciente del Poder Legislativo, los procesos electorales en ciernes y un creciente descontento social en un ámbito de crisis económica prolongada, presagian tiempos de potenciales crisis con riesgos y oportunidades.

Los riesgos están en expropiar los recursos que pertenecen a la nación y aumentar la desigualdad social con reformas inapropiadas que ni logren transformar la empresa ineficiente, ni sienten las bases de una justa distribución de la riqueza y las oportunidades para lograr una amplia convergencia a favor de los intereses de la presente y futuras generaciones de mexicanos.

Toda crisis siempre se acompaña de riesgo y oportunidad. Existen crisis que no se deben evitar. La posibilidad de sentar bases sólidas para el desarrollo sustentable de México, por ningún motivo, se puede ni debe desperdiciar. Con la participación de la sociedad, los mexicanos de nuestra generación tenemos la responsabilidad de encauzar la energía social hacia la consolidación de nuestras instituciones, donde sociedad y gobierno retomen los ideales que han dado coherencia a nuestra historia, y son presagio del futuro promisorio que habremos de alcanzar. De nosotros depende convertir los riesgos de la coyuntura en nuestra oportunidad.

Comentarios (6)
  • Arq. Carlos Puente
    Celebro que exista este espacio lúcido le libre expresión, comprometido con el presente y futuro de México.
  • Jaime Vera Amaya  - Política de privatización
    Los gobernantes electos o no por el pueblo, con legitimidad lograda en las urnas o sin ella, nunca han expresado honestamente sus intenciones (perversas casi siempre), ¿porqué habriamos de creerles ahora su discurso? En la práctica hemos visto que regalar los recursos de la Nación a unos cuantos particulares, no ha detonado el pretendido crecimiento económico, ¿porque ahora si seria una realidad?
  • eduardo ortiz  - comentario sobre el editorial
    Decía J. Rousseau "desde el instante que alguien dice respecto de los asuntos del Estado ¡qué me importa!, se debe considerar que el Estado está perdido. El editorial es un artículo interesante y pertinente, creo que le falta difusión, motivar a que más componentes de la sociedad participen y enriquezcan las observaciones, y que éstas sean canalizadas al órgano gubernamental encargado de analizarlas.- Los mexicanos necesitamos credibilidad en las acciones gubernamentales y en las participaciones sociales.Enhorabuena.
  • Antrop. carlos leal  - endogamia política
    Desde esta perspectiva, el maridaje de gobierno, partidos políticos y sociedad por medio de un pacto, suena a ficción, principalmente porque sus actores hablan distintas lenguas y no se entienden ni se ponen de acuerdo. El problema es qué se va a privatizar, a reformar o criminalizar. Desde la noción burocrática el Estado devora cada vez más a (su) sociedad y el gobierno actual heredó muchisimos agujeros presupuestales que molestan, denigran y ofenden a los ciudadanos. Somos testigos del caso Basil y muchos otros países que han puesto en jake al mundo. Tengo dos propuestas: Debe ejercerse el pleisvbicito o sea que el pueblo tenga la capacidad jurídica de quitar a un presidente inepto en circunstancias que alteren el sano y pacifico desarrollo. Que los programas y políticas públicas que arrojen buenos resultados constitucionalmente sean trasexenales. Y que se reduzca el período de los políticos "electos", para evitar alianzas nocivas. Debe saber y ser educado para regresar a la vida civil con serenidad pues se estan produciendo terribles fenómenos debido a la endogamia política.
  • Elia Marum Espinosa  - EN MEXICO SE SIGUE HACIENDO "DEMASIADO"
    Si, demasiado poco y demasiado tarde, felicidades por este magnífico editorial que resume de una manera lúcida y de gran altura intelectual la terrible situación que vivimos y que no merecemos
  • everardo elizondo  - expropiación
    Ninguno de los participantes en el Pacto ha planteado "expropiar los recursos que pertenecen a la nación". Así pues, la precoupación expresada en el editorial no es otra cosa que un ruido. El autor deberería ser más cuidadoso en sus expresiones.
Escribir comentario
Tus detalles de contacto:
comentario:
Mensaje del Rector
Mensaje del Rector (video)
Dr. Jesús Ancer Rodríguez
Cambiar México
con participación social
Libro Cambiar México participacion social
Una coedición de la UANL,
el Senado de la República y
Siglo XXI editores
Síguenos
Siguenos en Facebook Siguenos en twitter Siguenos en YouTube
Cambiar México TV
Los espacios regionales
y el desarrollo en el México contemporáneo
enrique-provencio-tv
Enrique Provencio
Parte 2
El compromiso de la UANL y el Plan Nacional de Desarrollo 2012-2018
uanl-compromiso
Dr. Jesús Ancer Rodríguez
aportaciones-uanl-planade-2013-2018
Presentan aportaciones de la UANL al Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018
130217-uanl-aportaciones
Acuerdo Social para la Igualdad
y la Erradicación de la Pobreza